jueves, 12 de marzo de 2015

Seleccionado para Fuenlabrada Lovecraftiana

Ahí está, he sido seleccionado con mi relato Bookcrossing para la antología Fuenlabrada Lovecraftiana, apadrinada por el ayuntamiento de dicha ciudad madrileña a través de Kelonia Editorial. Imagino que el libro se presentará en el Festival de Fantasía de Fuenlabrada (FFF), que este año es en abril. Confío en que les dé tiempo, y si no tampoco pasa nada. Aún no ha salido Visiones 2014, como para ponernos nerviosos por algo así.

Ya que estamos, me gustaría comentar algo sobre el proceso de creación del relato. Ya sabéis¿quién? que mi filosofía es tratar de aprovechar las diversas convocatorias para escribir ideas que tuviera pendientes de volcar en papel. Así, salga uno elegido o no, habrá progresado en su eterna batalla contra las musas. Y en este caso la idea llevaba pero que mucho tiempo revoloteando por mi cabeza. De hecho, casi acaba pasándose de moda.

¿Conocéis el bookcrossing? Es la práctica de «abandonar» libros en lugares públicos para que otras personas los encuentren y puedan disfrutarlos. La iniciativa surgió en 2001 y se expandió por buena parte del mundo, incluyendo España, pero me temo que ha ido perdiendo fuelle en los últimos años. Es duro asumir que la mayor parte de libros liberados no van a seguir propagándose, que acabarán olvidados en una estantería o en la basura, y de todos modos el libro en papel parece hallarse en vías de extinción. El caso es que cuando oí hablar del bookcrossing, inmediatamente pensé: «¿y qué pasaría si alguien pusiera en circulación un libro mucho menos inocente de lo que esperamos?». Por supuesto, con los Mitos de Cthulhu como telón de fondo. Y parece que no ha quedado demasiado mal.

Lo más complicado ha sido, evidentemente, ambientarlo en Fuenlabrada. Sobre todo porque nunca he estado allí, y aunque conozco algunas poblaciones próximas nunca es lo mismo, así que he tenido que tirar mucho de Google Maps y de otras páginas de la red. Lo que viene a llamarse documentación, y que yo tiendo a ignorar alegremente . Sin embargo, pronto todo empezó a encajar de manera natural: las secciones de bookcrossing de la biblioteca universitaria, el parque donde antes se celebraba la feria del libro de Fuenlabrada o el lago de Loranca surgían como escenarios adecuados para una trama de creciente locura.

Curiosamente, hay quien ha encontrado el escollo justo en lo opuesto, tener que leer a Lovecraft para poder presentarse. No seré yo quien imponga que Lovecraft haya de ser un ecritor para todos los gustos, porque evidentemente no lo es, pero pretender escribir literatura de terror sin conocer su obra se me antoja una tarea condenada al fracaso. Y lo mismo podría decir de Poe, Stephen King, Mary Shelley o Bram Stoker. Pero allá cada uno.

Pues nada, espero que os guste mi relato y si todo va bien ya prepararé otro articulillo sobre el libro cuando salga. Lo que no veo tan claro es que pueda ir al FFF, pero así es la vida de un sufrido progenitor.

3 comentarios:

historiasquenocontariaamimadre.com dijo...

Enhorabuena Aitor, estás "on fire".
Me flipan las adaptaciones Lovecraftianas al entorno ibérico (como bien sabrás).

Cuando esté disponible informa de cómo echarle el guante al libro.
Saludos

Entropía dijo...

Gracias, Ligrix, no sé si leíste lo que comenté en Leyenda.net sobre el libro que tú pusiste en bookcrossing, que casi acaba apareciendo en este relato :-D

Saludos,
Entro

historiasquenocontariaamimadre.com dijo...

No, no lo había leído! Habría sido la caña que Imposible pero incierto hubiera aparecido en las primeras escenas ;)