jueves, 10 de diciembre de 2015

Pero, mas, empero

Cualquiera que se haya dedicado a escribir y se tome mínimanente en serio su tarea, se habrá enfrentado al problema de evitar en la medida de lo posible las palabras duplicadas próximas. Uno de los casos más habituales es el de «pero», una conjunción frecuente que en la lengua hablada no choca pero que escrita una y otra vez puede sobrecargar el texto.

El primer apaño es recurrir a las locuciones «no obstante» y «sin embargo», pero no siempre sirven porque, evidentemente, su significado no es exactamente el mismo. A veces, un pero es un pero, y nos pilla demasiado cerca de otro. Es entonces cuando uno tiende a echar mano del poeta juvenil que aún vive en su interior y recuerda esas dos bonitas palabras, «mas» (ojo, sin tilde) y «empero». Qué lirismo aportan, que sonoridad. Pero casi nunca funcionan. Por más que nos empeñemos, hoy por hoy son arcaísmos y salvo en textos que busquen precisamente parecer anticuados o se ambienten en siglos pretéritos, van a quedar mal (sobre todo «empero»; «mas» tiene la ventaja de que al ser un monosílabo no llama tanto la atención durante la lectura).

Recuerdo con claridad una novela de un escritor español que leí hace años (permitidme que no cite el título). El estilo literario era más bien justito, chabacano a menudo, y cada dos o tres páginas soltaba un «empero» que destacaba como un grano en la frente. Daba la impresión de que el autor había pensado: «ey, he aprendido esta palabra culta, voy a soltarla donde pille aunque no encaje». No tiene sentido caer en un fallo tan obvio.

¿Soluciones? Se puede probar con «aunque» o «sino» (y por favor, no confundir esta última con «si no», que ya vale). Si se trata de un diálogo, revisemos por si esos «peros» son sólo de énfasis («—¡Pero qué dices!») y podemos librarnos de alguno. Y a malas, reestructurar la frase. Si hay varios «peros» cercanos suele ser porque estamos intercalando ideas afirmativas y negativas, igual se puede juntar todo lo positivo a un lado y todo lo negativo a otro, separados por un único «pero».

2 comentarios:

historiasquenocontariaamimadre.com dijo...

Sabio consejo este, sí.
Te lo compro (por un tweet)
;)

Saludos

Entropía dijo...

Todo tuyo, si prácticamente sólo te pasas tú por aquí.

Saludos,
Entro