jueves, 21 de mayo de 2020

Linternas en los años 20

Apuesto a que tus sufridos investigadores de los años 20 han necesitado en más de una ocasión luz artificial para descubrir lo que ocurre en el sótano de la mansión abandonada, o para ver qué merodea en plena noche por el antiguo cementerio. Y por supuesto podrían recurrir a antiguos medios de iluminación pero, ¿no sería mejor que tuvieran a mano una linterna? Y seguro que queréis hacerlo realista, ¿verdad? Pues vamos a ver qué opciones tenían.

Tecnología disponible

Como suelo hacer, empecemos con la tecnología subyacente para hacernos una idea del camino que lleva hasta aquí. Para fabricar una linterna se necesitan dos elementos clave: una bombilla y una pila. Esto os puede parecer obvio pero no fue fácil llegar a ello. Vamos a verlo.

Toda pila se basa en una reacción química que produce una diferencia de voltaje entre dos terminales. Las primeras pilas, surgidas a comienzos del siglo XIX, se llamaban «líquidas» porque contenían precisamente elementos líquidos que desencadenaban la reacción y por tanto no se podían usar en cualquier posición ni mover demasiado. En algunos casos esto no supone un grave problema; por ejemplo, muchas de las baterías de los coches actuales siguen siendo una variante de las baterías líquidas de ácido-plomo, inventadas hacia 1860, aunque ahora usan geles en lugar de líquido y están selladas para evitar pérdidas. Pero evidentemente este tipo de pilas no servían para linternas portátiles.

Las primeras pilas «secas» verdaderamente útiles fueron las de zinc-carbono, que se comercializaron en los EE.UU. a partir de 1896 y que en la época que nos atañe son de lejos las más comunes en el mercado. Realmente en los años 20 ya existían otros tipos de pilas, como las alcalinas e incluso algunas experimentales con litio, pero eran minoritarias.

El invento de la linterna portátil vino inmediatamente después al de la pila, y tenemos la primera patente fechada en 1899. Ahora bien, las pilas estaban poco desarrolladas y por su parte las bombillas seguían teniendo el tradicional filamento de carbono (para que os hagáis una idea, las bombillas de carbono son esas con el filamento muy retorcido que dan una luz suave y cálida, que se ven en algunas cafeterías para dar ambiente). Pero los filamentos de tungsteno demostraron ser más duraderos y brillantes, y a comienzos de la década de 1910 se empezó a añadir un gas inerte al bulbo en lugar de vacío, aumentando la luminosidad: ya teníamos bombillas tal como las conocemos (bueno, las de antes de los leds, ya me entendéis).

Linternas

Como suele ocurrir con toda tecnología, las primeras linternas portátiles eran caras, frágiles y daban poca luz. Sin embargo pronto se convirtieron en un objeto popular debido a sus ventajas sobre los sistemas previos, ya que no tenían llama y por tanto no podían provocar incendios, ni se apagaban con el viento, ni consumían oxígeno (importante en las minas). Además, podían encenderse y apagarse de inmediato y sin complicaciones.

Por el lado malo, las pilas de zinc-carbono de estas primeras linternas no proporcionaban una corriente continua, sino que al cabo de unos segundos empezaba a decaer y había que apagar la linterna para que «descansara» y volviera a proporcionar una luz relativamente potente. Por ello algunos de los primeros interruptores no eran tales, sino un simple contacto que se apretaba para encender y en cuanto se soltaba cortaba la corriente, ya que en ningún caso iban a estar encendidas continuamente (de ahí viene su nombre en inglés, flashlights). De paso, esto las hacía muy útiles para enviar señales morse, como ocurrió en la Primera Guerra Mundial. La progresiva mejora de la vida útil de las pilas permitió mantenerlas encendidas varios minutos (a lo sumo) y los interruptores podían quedarse activados.

A partir de los años 10 las linternas eran ya muy similares conceptualmente a las modernas, y a comienzos de los años 20 podíamos encontrar en una tienda la típica linterna tubular con una base que se desenrosca para ponerle las pilas, otras de bolsillo y otras algo más grandes, muy parecidas a las de bicicleta, que se podían colocar sobre una mesa para trabajar. Era habitual que las linternas portátiles tuvieran espacio en la base para una o dos bombillas de repuesto. Se estima que en 1922 se habían vendido en los EE.UU. unos 10 millones de linternas y el mercado (linternas más pilas) movía unos 20 millones de dólares al año. La marca más popular era con diferencia Eveready, que casi era sinónimo de linterna portátil, aunque las Winchester también eran conocidas. Por su parte, las típicas bombillas de filamento de tungsteno se vendían bajo la marca Mazda, que pertenecía a General Electric.

Pilas

Las pilas portátiles se popularizaron realmente gracias al boom de la radio en los años 20 (un tema que deberíamos analizar otro día): como muchos hogares carecían de corriente eléctrica, las radios podían funcionar con pilas. Estos aparatos solían usar varios tipos de pilas a la vez, una para cada válvula de vacío. Al nombrar las válvulas como A, B y C, nacieron también los primeros tipos estandarizados de pilas.

Las pilas C y principalmente D (otro formato nacido por la misma época, más grande que la C) se usaron rápidamente para las pilas por su tamaño y voltaje (1.5V). Por ejemplo, la primera linterna de 1899 usaba tres pilas D en serie. Pronto se vendieron «tubos» de dos o tres pilas D en serie para linternas de 3V o 4.5V, respectivamente, de forma que se consumieran de forma homogénea y no se juntaran pilas nuevas con usadas. También existían linternas de bolsillo con pilas AA, aunque daban menos luz y solían ser decorativas (incluso las hubo para espías en la Gran Guerra). Las AAA son muy posteriores.

Lo sorprendente es que estas antiguas linternas aceptan perfectamente pilas actuales. La estandarización de formatos, tanto en dimensiones físicas como en voltaje, estaba relativamente avanzada en los EE.UU. desde 1919 gracias a la labor de la US National Bureau of Standards, aunque sus normas no dejaron de ser «recomendaciones» hasta 1928. No obstante, las pilas almacenadas acababan por descargarse aunque no se usaran. Por esto era importante comprarlas recién traídas del fabricante. Las pilas llevaban una fecha de caducidad impresa con mes y año. Eveready vendía sus propias pilas, lo mismo que Wincherster, junto a otras marcas conocidas como Cyclone o Burgess.

Bombillas y el cártel Phoebus

Si bien a principios del siglo XX hubo un gran avance tecnológico en las bombillas, aspecto clave de cualquier equipo de iluminación eléctrica, pronto el progreso se estancó y no era raro que bombillas antiguas duraran mucho más que las modernas, si bien con una menor luminiscencia.

Aquí entra en juego el llamado «cártel Phoebus». Las principales compañías norteamericanas y europeas se asociaron en Suiza en 1925, bajo la tapadera de la corporación Phoebus S.A., para controlar el mercado internacional de bombillas y limitar la competencia y los precios. Además de esos objetivos, que en su momento quedaban en un limbo legal, se dice que también impusieron para las nuevas bombillas una obsolescencia programada de unas 1.000 horas de uso, cuando las antiguas llegaban con facilidad a las 2.500h. Sin embargo, se ha aducido que la eficiencia total (a lo largo de la vida útil) de las bombillas Phoebus podría haber sido beneficiosa para el consumidor gracias a su menor consumo. En cualquier caso, el cártel siguió actuando hasta el principio de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque la tecnología incandescente de las bombillas de esa época era similar a la actual, la luz era más anaranjada (unos 1800-2400 Kelvin) y daban como la mitad de lúmenes de su equivalente moderno, quizá algo más si era nueva.

Fin

Hemos llegado al final del artículo y por supuesto me he dejado varios temas interesantes en el tintero, como las lámparas que llevaban las bicicletas o los precios de mercado de las linternas y sus componentes, que puede ser importante en una partida de rol. A este respecto cuesta encontrar datos fiables, en particular para pilas y bombillas, aunque he intentado crear una tabla orientativa:

ObjetoPrecio aprox.
Linterna normal1.5-5$
Linterna juvenil1-2$
Linterna de bolsillo1-1.5$
Pila D30¢
Bombilla20-30¢

Sobre a la duración de una linterna, las pilas eran el elemento más efímero: como muchísimo unas horas de uso y nunca de modo continuado (y si llevan tiempo sin usarse casi seguro que están descargadas o les falta poco). En cuanto al peso, creo adecuado suponer que una linterna con tres pilas D pesaría alrededor de un kilogramo o un poco más.

En cualquier caso, espero que esto os haya servido de orientación para vuestras ambientaciones históricas, y si en algún momento me topo con un aspecto interesante lo incluiré en futuras actualizaciones.

No hay comentarios: